Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Febrero 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2 3 4
    5 6 7 8 9 10 11
    12 13 14 15 16 17 18
    19 20 21 22 23 24 25
    26 27 28        

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Mi generación (memoria)

    Leo una historia en Blogalia que lleva por título My generation. Su autor parece que anda un poco cabreado por el hecho de pertenecer a lo que algún listo de por ahí ha llamado la "Generación X". Creo que no le falta cierta razón, que es necesario que reivindique -que reivindiquéis-, la entidad del grupo nacido entre los años 70 y 77 (así segmenta el autor del blog al que me refiero) y que no hay que permitir los comentarios unas veces críticos y otras conmiserativos que vacas sagradas del análisis de la cultura (o algo así) vierten sobre la juventud (¡Ah, esta juventud!). Comprendo y comparto la postura de quien escribió el texto. Estoy plenamente de acuerdo con el hecho de que Yeltsin tocándole una teta a su secretaria es un hecho capital en la historia de la humanidad. Hombre, lo de que esta generación (¿X?) hizo la guerra de los Balcanes me parece un poco excesivo: ¿las fuerzas militares españolas no estaban allí realizando misiones de paz? Creo que el tono irónico que adquiere el texto al que me estoy refiriendo acaba convirtiéndolo en anecdótico, aunque en su esencia dice verdades como puños. Verdades que pueden perfectamente hacerse extensivas a otros grupos generacionales anteriores, como es el de los nacidos en la década de los 60. Nosotros -sí, yo con ellos- tampoco vivimos la guerra, no estuvimos en Woodstock oyendo a Bob Dylan y Joan Baez, el hecho histórico capital de nuestra infancia es la muerte de Franco que, para muchos, no fue más que unos días de vacaciones. Un buen día, mientras hacíamos gimnasia -no educación física, como ahora- vimos correr a los curas un tanto atropelladamente; después nos enteramos de que un tal Tejero se había liado a tiros en el Congreso, pero, la verdad, no nos importó demasiado porque a finales de ese febrero era ya más importante el pecho entrevisto de nuestra compañera de clase. Votamos por el cambio, pero llegó el referendum de la OTAN y nos dimos cuenta de que en realidad nadie quería cambiar nada. Hoy miramos nuestro pasado y nos damos cuenta de que no hemos hecho nada, ni hemos corrido delante de los grises, ni nos hemos liberado sexualmente; no hemos cambiado el mundo porque la generación inmediatemente anterior a nosotros se empeñó en hacer el cambio ella sola, no hemos cambiado el mundo porque, a la hora de la verdad, el mundo nos interesa ya muy poco. Vivimos, trabajamos en lo que podemos, vamos al psiquiatra porque el cortocircuito cerebral alcanza ya unos niveles insoportables, estamos llenos de traumas pero no podemos quejarnos porque nos hemos hecho adultos en democracia, libertad y en el estado del bienestar. Como véis, casi todo el mundo tiene algo de qué quejarse.

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia