Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Agosto 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31    
                 

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Cómo citar textos electrónicos

    En un post de Paco en el que comenta la aparición de web premiado por la Junta de Extremadura me encuentro con lo que a mi juicio comienza a ser un problema. Me refiero a las deficiencias a la hora de citar textos electrónicos. Parece que los sitios web o los trabajos contenidos en los mismos no tuvieran autoría, que se pudieran utilizar de cualquier manera y, en el mejor de los casos, citar el nombre de la página y su dirección URL. Eso podría ser disculpable en el caso de documentos informales del tipo de un weblog, pero no cuando lo encontramos en sitios web de carácter formal, como es el caso al que se refiere Paco, o, incluso, en libros, como sucede en Las TIC como agentes de innovación educativa, firmado por Rafael Palomo, Julio Ruiz y José Sánchez, en el que se referencian un buen número de sitios web y documentos electrónicos, pero rara vez hace constar la autoría de los mismos. La situación resulta extrema en algunas ocasiones, ya que, si bien en dicho libro se me cita correctamente, por ejemplo, en el capítulo dedicado a los blogs en el área de Lengua, no se hace la más mínima mención a mi autoría en otros lugares en los que, incluso, llegan a tomarse capturas de pantalla de Aula de Letras para ilustrar determinadas cuestiones. La razón reside, evidentemente, en el hecho de tener un artículo sobre blogs publicado en una revista convencional, mientras que el resto del material utilizado es exclusivamente electrónico. Las cosas son así por el momento y me temo que nos queda mucho por andar antes de que deje de valorarse más las ideas en razón del soporte en el que se vierten.


    La cosa no tendría mayor importancia si no fuera porque a estas alturas existe una amplia literatura sobre cómo deben citarse los documentos electrónicos. Os aporto tres documentos que abordan la cuestión, por si os interesa, y lo hago de una manera simple, ya que no estoy componiendo un texto expositivo "formal":



    Sinceramente, creo que no cuesta demasiado trabajo ajustarse a esta estandarización cuando se plantea uno la tarea de escribir un artículo, libro o sitio web más o menos institucional. Alguno podrá pensar que se trata de un sistema excesivamente complejo, pero creo que puede ser simplificado en unos cuantos elementos irrenunciables: autor, título, lugar, fecha (cuando puede conocerse) y última consulta. De hecho, mi forma de referenciar documentos electrónicos es algo más simple que la que figura en la Norma ISO, pero creo que responde perfectamente a las necesidades de la cita; necesidades para con el receptor de nuestro texto, pero también para con el autor del texto de referencia. Os pongo unos ejemplos de un sistema simplificado.


    a) Cita de sitios web:



    Francisco Muñoz de la Peña Castrillo: Aula Tecnológica Siglo XXI <http://www.aula21.net/> Consulta: 21/03/2006.



    b) Cita de textos, documentos o aplicaciones incluidas en sitios web:



    Luis Barriocanal: "Creación de una web estática a partir de una bitácora", en Aulablog <http://www.aulablog.com/crear-una-web-estatica-a-partir-de-una-bitacora> Consulta: 21/03/2006.




    Jesús M. Corriente Cordero: "El harén transdiscursivo en el complejo Disney", en JM Glez.-Serna, Aula de Letras <http://www.auladeletras.net/material/Disney.PDF> Consulta: 21/03/06. 



    Con este sistema abreviado creo que al menos se satisface el respeto a la autoría de la obra, al quedar perfectamente claro el autor del documento e, incluso, el autor y mantenedor del sitio web en el que dicho documento aparece publicado.


    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia