Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Mayo 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4 5 6
    7 8 9 10 11 12 13
    14 15 16 17 18 19 20
    21 22 23 24 25 26 27
    28 29 30 31      

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Nivel de exigencia


    A través del blog de Fernando Flores he llegado a un artículo firmado por Laura Turner en el que aborda las que ella considera 20 habilidades tecnológicas que debiera dominar el educador actual. Me he quedado pasmado, porque desconozco cómo irá la alfabetización tecnológica del docente y discente en el mundo anglosajón, pero lo que es en nuestro contexto me temo que queda aún mucho camino por recorrer. Sírvanse mirar las habilidades en cuestión y comparen con lo que ahora os escribo, limitándome exclusivamente a acontecimientos de esta mañana.



    • 8 AM.- Un compañero me pide que le haga unas fotocopias de un examen mientras él está en clase. Por supuesto, el original estaba escrito a mano.

    • 10 AM (aprox.), reunión de departamento.- Una compañera me enseña el cuadernillo que ha preparado para celebrar el Día Internacional de la Cursilería y el Mercantilismo, digo, San Valentín. Me comenta que le ha llevado mucho tiempo porque ha tenido que traerse un montón de libros de casa para fotocopiar los poemas, y después recortarlos, maquetarlos y pegarlos en folios para lanzarlos por la multicopista. Yo, mientras, pensaba que todo eso se hubiera hecho mucho más rápidamente entrando en Poesía en Internet, copiando y pegando los textos sobre un documento con el procesador de textos. Ni que decir tiene que no dije nada sobre lo que pensaba para no ofender y que me deshice en elogios sobre un trabajo artesanal tan bien realizado.

    • 11'10, recreo.- Mientras tomo café, charlamos unos pocos profesores sobre el curso de coeducación que algunos están realizando en el Centro de Profesores. La conversación acaba derivando hacia la dificultad que entraña seguir profundizando en estas cuestiones porque buena parte de la bibliografía aportada en el curso es electrónica y, además, hay que entrar en "una página web o algo así en la que hay que poner un nombre de usuario y no sé qué más, que yo me lío con esas cosas". Tomo mi café en silencio.

    • 11'30, Medios de Comunicación de 1º de Bachillerato.- Propongo unas actividades de investigación en torno al filme Million Dollar Baby, que hemos visto y trabajado en el aula. Les digo publicaré unos enlaces a reseñas de la película en el blog que utilizamos como apoyo a la asignatura. Bien. Un alumno me pide que dicte las reseñas para que pueda copiarla. Yo le digo que es mejor que las consulte, extraiga lo que le interese y confeccione así su trabajo. Él me dice que no tiene Internet en casa. Yo le digo que vaya a la Biblioteca Municipal del pueblo, que hay ordenadores, que tienen conexión a la Red y que es gratis. Él me dice que vaya castaña. Yo le digo que por esa castaña hemos pasado todos, que se llama buscar información, que antes se hacía sobre libros, revistas y periódicos, pero que ahora nos valemos también de la Red. Él me dice que Internet lo usa para el "messenger" y para bajar canciones. Parece que buena parte de sus compañeros comparten la opinión de este alumno: Internet es para otras cosas, no para estudiar.


    Y después de ésto, que es el diario, llego a casa, enchufo mi ventana virtual y me pongo a leer el artículo de Laura Turner y pienso que nos queda mucho camino por recorrer. Pienso también que igual se nos empieza a exigir demasiado: por un lado los que piensan que la escuela es la que debe responder ante el mal funcionamiento social, por otro los que piensan que debemos adaptarnos a los nuevos tiempos tecnológicos; también están los que creen que debemos ser amenos y entretenidos, y, por supuesto, los que nos piden un alto nivel de enseñanza conceptual, una enseñanza como la de antes, vamos, que era la buena.

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia