Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Agosto 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31    
                 

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    De receptores reales y supuestos, integrismo tecnológico y blogs


    Parece que Borjamari ha encontrado un nuevo filón. Hoy la ha tomado con el pobre Fabián, que lleva ya algún tiempo haciendo uso de los weblogs en la enseñanza con muy buenas intenciones y excelentes resultados.


    Pero resulta que  a uno de los más afamados, ácidos, demagógicos e inconsistentes críticos de la blogosfera no le ha gustado aquello sobre lo que Fabián escribe. Es natural.


    Fabián no escribe para Borjamari; puede ser que ni siquiera sepa quién es. Fabian escribe para sus alumnos y para colegas de profesión. Nosotros somos sus repectores supuestos, los que podemos sacar provecho de sus perspectivas, los que podemos no estar de acuerdo con tal o cual práctica, o con tal o cual uso, pero que siempre reconoceremos y valoraremos la decisión de un profesor que, frente a lo que está cayendo en nuestras aulas y en nuestros claustros, se sienta frente a su máquina casi a diario, se pelea con el código, con la falta de tiempo, con un modelo educativo todavía tradicional, para intentar encontrar un punto de contacto con el alumnado que permita que su práctica docente de cada día sirva para algo más que para ser algo que olvidar en breve tiempo. Nosotros, y no Borjamari, ni los que escriben sobre astronomía, ni los que se interesan por establecer redes sociales con gentes variopintas, ni muchos otros somos los receptores supuesto de Fabián. Los demás que lleguen a sus páginas son, simplemente, sus receptores reales; algunos de ellos pagados de un integrismo, a veces tecnológico, otras veces nostálgico de cuando eran alguien dentro del mundillo blog o sabe Dios qué.


    Este es -se me antoja- uno de los más serios peligros del uso educativo del weblog: no podemos -no debemos- seleccionar nuestros receptores, pero lo que escribimos -lo que escriben nuestros alumnos y alumnas- está a disposición de todo aquel que llegue a nuestras páginas bien de manera directa, bien a través de los caminos azarosos de esta Biblioteca de Babel en la que se está convirtiendo la Red. Incitar al alumnado adolescente a ser miembros activos de la Sociedad del Conocimiento implica exponerlos a que desaprensivos como Borjamari hagan sangre de unos posts ingenuos o machaquen un proyecto educativo con blogs para seguir alimentando su nombre y status ante sus propios receptores supuestos.


    Hoy, después de leer la crítica de Borjamari, me he dado cuenta de que es posible que no merezca la pena seguir en esto. Las ventajas del uso de las bitácoras en la enseñanza se me hacen evidentes, pero los riesgos son muchos y, aunque  yo soy capaz de asumirlos, no sé cómo reaccionarían mis alumnos ante un comentario en uno de sus post en el que se vertiera la mala leche que destila la entrada del tal Borjamari.


    ¿Soluciones?  Creo que no existen, salvo la de explicar claramente a todo aquel que se dedique a la noble actividad del blogging (sean cuales sean sus intenciones, temas y tratamientos) a lo que se expone: a nuestros textos llegarán muchos navegantes, todos serán receptores reales, pero solamente algunos lo serán supuestos. En estos últimos, y sólo en ellos, debemos pensar cuando escribimos.


    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia