Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Abril 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
                1
    2 3 4 5 6 7 8
    9 10 11 12 13 14 15
    16 17 18 19 20 21 22
    23 24 25 26 27 28 29
    30            

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    6 de agosto

    El 6 de agosto de 1945, EE.UU. arrojó sus bombas atómicas sobre suelo japonés. Como todos los años, aquí en Rota hubo una marcha silenciosa hasta la puerta de la Base Naval, ahora conjunta, pero siempre americana. Máscaras fosforescentes, silencio, velas encendidas y un puñado de personas caminando ante las miradas de turistas y personal autóctono.
    Después de la manifestación, hablaba con un comerciante de aquí y me decía que él no entendía que se hiciera nada contra los americanos, que al menos él no entendía que se hiciera nada aquí en Rota.

    -Mire -me decía-, la Base es la única empresa fuerte de la localidad y la mayoría de la gente del pueblo le debemos algo. Yo sé que los tíos estos de vez en cuando se van por el mundo a desconejar, pero aquí vivimos de ellos y si nos los quitan no sé de qué vamos a comer.

    Y yo me quedé con cara de acelga, porque el hombre tenía su parte de razón. Por un lado me pide el cuerpo gritar "bases fuera", pero por otra me costaría mucho trabajo asumir que 35.000 personas se quedaran sin futuro económico. No sé qué pensar, bueno, sí que lo sé: "Bases fuera" e inversiones en la zona. Vida, para todos.

    2003-08-08 13:08 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://caboclo.blogalia.com//trackbacks/10459

    Comentarios

    1
    De: Daat Fecha: 2003-08-08 18:47

    Aysss, Caboclo... :)



    2
    De: Juvenal Fecha: 2003-08-10 01:47

    Pasaba por acá, y también me había acordado de Hiroshima y Nagasaki. Y, pensando en soluciones, recordé que una vez solté, en plan bomba que, con una reducción del 5% en sueldo -y jornada- solucionábamos en mi sector el entonces acojonante paro. Miradas al techo, quejas sobre que ya nos lo quitaban del sueldo en impuestos... en fin, que nadie se dejaría dar el pellizco. Estoy escribiendo con una máquina hecha por esclavos sudasiáticos, bajo las órdenes de unos capataces protegidos por esas bases. Del programa mejor no hablo. He venido de comprar, aunque esta vez tenía en casa café del que me gusta tomar, comprado a precio de filfa por las mayoristas internacionales, pero alguna que otra "ganga" al estilo he encontrado. Soy doblemente culpable: en mi caso, me costaría muy poco localizar tiendas de comercio justo, y no lo hago. Dejo de escribir: me puede la vergüenza.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 107.22.48.243 (a58822ebd9)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia