Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Mayo 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4 5 6
    7 8 9 10 11 12 13
    14 15 16 17 18 19 20
    21 22 23 24 25 26 27
    28 29 30 31      

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Arena

    Nos gusta dibujar en la arena mojada de la bajamar, sobre todo en las tardes de agosto, cuando el sol comienza su descenso hacia el poniente. Humedad en el aire y olor a tranquilidad.

    Este año la figura estrella es el pulpo cabezón y bracilargo, y el barquito de pesca que se le acerca por la espalda -¿tienen espalda los pulpos?-. Sobre ellos, un sol infantil que sonríe ante la escena.

    Sonríe el sol, como sonríe el niño que vende toallas por la playa, orilla arriba y abajo, cargadito y mirando los grupos de veraneantes que tuestan sus carnes al sol -¿risueño?- de la tarde.

    A veces, el niño de las toallas se para a mirar nuestro dibujo y los ojos me parece que le brillan. Se detiene, como el sol dibujado, a contemplar la escena de caboclos arrojados al suelo y armados de piedritas con las que arañar la arena.

    No puedo evitar pensar en por qué le brillan los ojos al niño que vende las toallas y se me ocurre que quizás, no hace mucho, también él dibujaba formas en la arena de la bajamar, en las playas de Tanger o de Nador o de Tetuán. Se me ocurre pensar que, es posible, también él dibujaba soles sonrientes y pulpos y estrellas de mar y, un día, una barca. Y se me ocurre pensar que, jugando, jugando, se montó en la barca de fantasía de la arena del anochecer y la barca zarpó, y el dibujo lo trajo, jugando, jugando, a estas playas del lado opuesto en las que ya no puede dibujar en la arena, sino pasear la playa cargadito de toallas y, de vez en cuando, pararse a mirar cómo pintan los caboclos sus pulpos y sus soles en la arena de la bajamar.

    2003-08-28 20:15 | Categoría: Relatos | 8 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://caboclo.blogalia.com//trackbacks/10659

    Comentarios

    1
    De: Daat Fecha: 2003-08-19 22:56

    Linda (¿linda?),pero triste historia. Linda por los ojos del joven y triste dios sabe por qué... por lo de siempre.



    2
    De: Thais Fecha: 2003-08-21 08:25

    De acuerdo con Daat, linda pero triste. A mi siempre me gusto jugar con la arena mojada, me gustaba y aun me gusta, eso y bañarme cuando el sol se está despiediendo, es lo mejor de la playa.



    3
    De: Caboclo Fecha: 2003-08-21 17:21

    Pues yo no sé que será para vosotras dos, pero para mí, casi todas las historias que me parecen "lindas" son tristes.



    4
    De: Daat Fecha: 2003-08-21 22:22

    Ummmm... convengo con usted en eso Sr. Caboclo ;)
    Pero nunca entendí por qué lo lindo suele ser triste...



    5
    De: Thais Fecha: 2003-08-22 00:26

    Pues yo...(solo por llevar la contraria...y quizás por más razones), pienso que no todas son triste, solo aquellas que se miren a través de un cristal opaco, o demasiado oscuro.



    6
    De: Descalza Fecha: 2003-08-23 05:40

    Que bonita historia...;-)



    7
    De: Calzada Fecha: 2003-08-24 02:14

    Más que triste, real



    8
    De: linda Fecha: 2006-06-26 20:54

    hola,me gustaria saber la historia de linda y pakito el chocolatero,me pide mucho mi hijoiñigo y no lo se como va un abrazo,linda chocolatera jejejje



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.119.26 (a10aa62cd8)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia