Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Septiembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
                 

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Una historia que comienza con plagio (y viceversa)

    Creo que fue Camilo J. Cela quien dijo que cualquier persona podría escribir una buena novela contando su propia vida. El verdadero problema aparecía cuando se trataba de escribir la segunda.
    Bueno, como yo no he escrito todavía la novela de mi vida, he decidido empezar hoy.

    Capítulo 1. De mi nacimiento.

    "Cuando nací, mi madre no estaba en casa; así que tuve que irme con la vecina". Algo así decía Gila en uno de sus monólogos más conocidos, y como a mí lo que realmente me va es el plagio, asumo la frase como propia. Cualquiera que me conozca bien se percatará de que, realmente, no se trata de una afirmación tan descabellada, sino que, más bien, contiene una buena dosis de realidad. Mi madre no estaba en casa, o sí lo estaba, pero por poco tiempo, de modo que mis primeros años fueron tiempos de casa de vecinos, idas y venidas.
    Pensará el osado lector de esta bitácora que el asunto se pone serio, demasiado serio, quizás, para los tiempos estivales en que nos encontramos, pero no crean ustedes que me siento marcado en exceso: las cosas son como son, y poco más queda que decir. A veces pienso que debería sentirme más marcado por mis primeros años, pero como soy tan estrictamente convecional no me sucede tal cosa. Simplemente vivo y he asumido con absoluta normalidad el hecho de que mi madre no estuviera en casa, o dejara de estar tan pronto, que viene a ser lo mismo. La cosa no es tan terrible, si bien se mira porque aunque perdí una madre gane otras siete, hecho determinante en mi vida a partir de la la adolescencia convencional que me tocó vivir...

    Bueno, así podría continuar relatando mis primeros recuerdos, los reales y los que he asumido de boca de otros, pero no creo que tenga demasiado interés, de manera que cierro el contacto por hoy. Nos leemos en el futuro, o tal vez no.

    2004-08-18 01:00 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://caboclo.blogalia.com//trackbacks/20855

    Comentarios

    1
    De: Oze (El Erizo Azul) Fecha: 2004-08-18 13:41

    Pues personalmente veo en su post una afirmación de las palabras de Cela. Son ciertamente interesantes sus comienzos, así como sus reflexiones al respecto. Aunque bueno, ahora que lo pienso, tal vez mis palabras son un tanto atrevidas; pero usted sabe Don Caboclo, que lo digo con toda sinceridad y aprecio. Saludos.



    2
    De: gabriel Fecha: 2004-08-25 21:37

    Me gustó esto que escribiste.
    Y me imagino que una madre ausente debe ser doloroso...
    por mas que haya otras siete.
    saludos



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.239.233 (da23e27948)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia