Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Febrero 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2 3 4
    5 6 7 8 9 10 11
    12 13 14 15 16 17 18
    19 20 21 22 23 24 25
    26 27 28        

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    De mis primeros recuerdos

    Mi primer recuerdo es de una tarta de cumpleaños. Una tarta de chocolate y galletas María, que son las mejores galletas del mundo mundial y, por supuesto, las únicas con las que puede hacerse una exquisita tarta de chocolate. No sé qué años cumpliría, pero siempre he pensado que cumplí cuatro.

    Tengo otros recuerdos remotos que me cuesta mucho trabajo situar: las idas y venidas a casa de mi abuela, siempre andando porque mi hermana se guardaba el dinero que mi padre nos daba para el autobús; el día en que fuimos a visitar a mi tío Rafael y yo me empeñé en traerme un muñequito -Pedro Picapiedra y su troncomóvil- de mi primo y el pobre se acabó llevando dos bofetadas de mi tío el ex-legionario manco; también recuerdo a mi padre sosteniéndome sobre su piernas, abrazándome porque su niño se había partido una ceja en los coches locos. Recuerdos inconexos todos, como fogonazos de memoria que oscilan entre las dos casas de mi primera infancia que funcionan como catalizadoras del estado de mi familia en aquel entonces.

    Todo un misterio el por qué se recuerdan algunas situaciones con claridad meridiana y se olvidan otras objetivamente más importantes. Sin duda, para el niño que era debió ser mucho más importante el troncomóvil de los Picapiedra o una tarta de cumpleaños que la orfandad y el segundo matrimonio del padre, hechos de los que no recuerdo prácticamente nada. Quizás se trate de uno de esos mecanismos psicológicos de defensa de los que tanto habla la gente que entiende de estas cosas, o simplemente resulta que me importaba más aquello que podía controlar de alguna manera. Las cosas que pasan.

    2004-09-06 01:00 | Categoría: | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://caboclo.blogalia.com//trackbacks/21210

    Comentarios

    1
    De: Algernon Fecha: 2004-09-06 15:20

    Mi primer recuerdo es una terraza cubierta de hiedra.

    En todo caso, el tiempo de la infancia es como un archipiélago de imágenes inconexas. Altamente caótico.



    2
    De: toyita Fecha: 2004-09-06 22:56

    ¿Se acabó su verano?
    Lo que es aquí, llueve como en los mejores inviernos de Chile. Y eso que ya estamos al borde de la primavera, con las fiestas patrias incluídas. Volantines de colores al por mayor y la rica chica dulce.
    ¿Ha tomado chicha alguna vez?

    El aniversario patrio es el 18 de septiembre y se hacen unas ramadas donde la gente acude a bailar cueca, cumbia y otros bailes, a veces un tanto obscenos (a mi modo de ver). La gente celebra bebiendo como si se fuera a acabar el licor, como si se hubiesen secado las viñas, como si mañana van a decretar una ley seca, cosa improbable en un país tan alcholizado como éste. Se bebe para los cumpleaños, para los triunfos y para las derrotas. Se bebe a pesar de la pobreza o para soportarla. Puede faltarnos todo, menos un trago.
    Sus recuerdos son hermosos. Tal vez todos tenemos alguno. El mío es esa historia de cómo me aficioné a los libros. Y me alegra recordarla, entre mi feliz e infeliz infancia.
    Saludos desde Chile.



    3
    De: descalza Fecha: 2004-09-07 14:18

    Uno de mis primeros recuerdos es de párvulos, de cómo me sentaban ante una mesa de colores y me daban unas gomas milán entre otros materiales, plastilina etc...pero el olor de la goma fué especial, hasta ahora.



    4
    De: Beni Fecha: 2004-09-07 17:56

    Pues yo tengo un problema porque tengo un recuerdo que no sé si es un recuerdo... si lo es ese sería el primer recuerdo, lo veo pero no sé si alguna vez pasó o es mentira... :S jaja, tendré que esperar a los 30 para averiguarlo :P

    Por cierto, esas tartas de chocolate y galleta están para comérselas :P Ummmm!!



    5
    De: Caboclo Fecha: 2004-09-08 22:31

    Me alegra que coincidamos en algo, aunque sea en algo tan humilde como las tartas de galletas. Un abrazo, Beni.

    Descalza, el olor de las gomas de nata es insuperable... y siempre lo será.

    No sé, Algernon, pero me gusta pensar que en el maremagnun inconexo de los recuerdos hay un leve hilo conductor que los justifique de alguna manera. Debe de ser por culpa de mis manías, sin duda.

    Un saludo también para tí, Toyita, porque cada vez que comentas te leo con agrado.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.92.197.82 (08e00500e7)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia