Las letras y las cosas

Categorías:

  • De cine
  • De esta bitacora
  • Del Caboclo
  • De literatura
  • Educacion
  • Fotos
  • Otras historias
  • Poemas
  • Relatos
  • Video
  • Archivos:

    <Diciembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31            

    Documentos:

  • Yo fui un Blogger bloggie
  • Educación y TIC
  • Otros

  • Blogalia

    Bocadillo de caballa con morrones o la máquina del tiempo

    La mágica Eva escribía ayer sobre la máquina del tiempo en un post bellísimo, como siempre. Hace un poquito he leído el relato que Thais nos hace de su noche de ayer: fuegos de artificio en el cielo y en las entrañas, supongo. Se pone uno tierno, la verdad, y piensa en lo pasado y en poder recuperarlo aunque solamente sea por unos instantes, un breve fogonazo en la memoria. Aquí es donde entra en juego el bocadillo de caballa con pimientos morrones, manjar de dioses donde lo haya, máquina gastronómica de los recuerdos. La vida presenta a veces casualidades caprichosas y anoche me endosé uno entre pecho y espalda que reactivó la memoria abotargada. El bocadillo, su sabor, me transportó a mis diecinueve añitos y a una tienda de ultramarinos que había cerca de una plaza que, más que plaza, era paraíso. Allí comí mis primeras caballas con pimientos en una noche de agosto, creo, de calor sofocante y ciudad desierta. Solo caminaba por las calles el amor, o eso me parecía. Amor en la frente blanca y en la noche de verano, amor de diecinueve años y de besos lanzados y de manos que buscaban un cuello o unos hombros que acariciar. Eso era amor y se respiraba y nos envolvía y no veía -no veíamos- más que amor.

    Los bocadillos de caballa con morrones me provocan estos efectos beneficiosos para mi salud. Sé que queda un poco raro y prosaico, pero así es el Caboclo, y desde hoy me receto al menos un bocadillo de estos cada semana.

    2003-06-09 18:46 | Categoría: Del Caboclo | 6 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://caboclo.blogalia.com//trackbacks/8778

    Comentarios

    1
    De: Juvenal Fecha: 2003-06-10 01:30

    Me remuevo en mi tumba de alegría: Ya tengo el golpe definitivo que necesitaba en una sátira que andaba escribiendo sobre los soplagaitas que se repiten con la magdalena de Proust, como si antes nadie hubiera hecho eso en concreto. Ahora acudo raudo en busca de alguien a quien imbuirle el deseo de escribirla materialmente.



    2
    De: Caboclo Fecha: 2003-06-10 01:49

    Puestos a repetirse, querido Juvenal, el bocadillo de caballa se repite bastante más. Por otra parte, siento que me consideres un soplagaitas, aunque sabes perfectamente que me "pone" bastante la música escocesa y la jiga. Lo mío es el brigaddon. Y, por último, aunque puedas acusarme de plagio -cosa que sin duda puede ser cierta y de la que, por otra parte, me enorgullezco-, lo contado del bocata de caballa con morrones es rigurosamente cierto. Y es que muy a menudo la vida de cada uno no es más que una novela mal contada que se parece sospechosamente a los libros que ha leido.



    3
    De: Juvenal Fecha: 2003-06-10 03:22

    Que no, mi respetado don Caboclo, que era al revés: que esa experiencia entrañable, que ha convertido en un soplo de aire fresco, con la que está cayendo por tus latitudes, era un ejemplo de buen observar y mejor recordar. Lo que mis alteradas neuronas fantasmales (a veces el mundo de las sombras tiene altibajos) querían denunciar es cómo todo enteradillo de tres al cuarto no tiene más ejemplo que sacarse de la manga que el de la magdalena de Proust, como si esa forma de recordar la hubiera inventado don Marcelo, y el de turno fuera el único que la ha leído. Veo que tendré que pausarme y pensar despacito en cómo me infiltro en algún alma para que ponga en papel la sátira. Por favor, no tome el rábano por las hojas, y entienda que, en el Averno también hay problemas de transmisión de pensamiento.



    4
    De: Caboclo Fecha: 2003-06-10 03:35

    Bueno, pues siento mi confusión, pero en cualquier caso que quede claro que tampoco me importaba una higa lo del brigadoon.



    5
    De: Juvenal Fecha: 2003-06-10 04:08

    No, si yo reconozco que tales sones tienen sobrados motivos para ser queridos, pero, en mis tiempos, los celtas, en fin, que no andaban muy allá. Ya me las tuve con un tal Egnacio, un ibero que, para mostrar sus dientes blancos, sonreía hasta en los funerales...



    6
    De: eva-lamaga Fecha: 2003-06-11 06:36

    En cuanto a sentidos se refiere, mi particular máquina del tiempo son los olores. No hay para mí mayor poder de evocación que un olor.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.234.228.78 (7af1791234)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 caboclo
    Powered by Blogalia